Denominación de Origen

DENOMINACIÓN DE ORIGEN (D.O.)

Denominación de Origen
La certificación de un producto implica un trabajo integral desde el principio hasta el final de nuestros procesos: desde la supervisión del cerdo en las dehesas, pasando por las auditorías en matadero, secadero y bodega, así como antes de su salida al mercado, rubricado con la colocación de la contraetiqueta del Consejo.


Nuestra empresa nace con la finalidad de ofrecer al mercado mexicano el máximo sabor y la calidad de nuestros productos a precios justos, ya que debido a la naturaleza gourmet de este tipo de jamón; son muy pocos los sitios en donde puede ser adquirido y por ende, su costo es muy elevado.

Por ello, le invitamos a comprobar el sabor y la calidad que a lo largo de generaciones le han dado la fama internacional al jamón de cerdo ibérico de pata negra.

Calidad Certificada

Control de Campo Control de Campo

Control de Campo

Los técnicos inspectores, ante la solicitud del ganadero, y tras la comprobación de los registros y documentos legales exigidos por la administración, verifican la raza, edad y peso de los cerdos, así como el número máximo de animales que puede engordar la explotación en régimen de montanera.

Se identifican cada uno de los animales aptos mediante un crotal metálico numerado.

A partir de este momento, los servicios técnicos realizan tantas visitas a la explotación como consideren oportunas.

Perderán el amparo del Consejo regulador, aquellos animales que no cumplan con las exigencias del mismo, llegando a matadero sólo aquellos que finalicen su fase de engorde correctamente.

Control del Proceso Control del Proceso

Control del Proceso

Una vez verificado en el matadero la procedencia, numeración de crotales y reposición de la partida de cerdos, se colocará a cada jamón y paleta un precinto plástico numerado.

Se auditará por parte de los servicios técnicos del Consejo tanto la fase de matadero como cada una de las fases de perfilado, salado, asentamiento, secado, maduración y envejecimiento en bodega.

Tanto en el matadero, como en cualquiera de las fases posteriores, se podrán descalificar las piezas que no cumplan los requisitos de calidad estipulados, retirándole el precinto que las identifica.

Control del Producto Final Control del Producto Final

Control del Producto Final

Pasado el tiempo de maduración de la pieza, el industrial solicita al Consejo la auditoría que avale la salida de cada pieza al mercado.

Los técnicos inspectores se desplazan a la bodega, realizando la auditoría del 100 % de las piezas, comprobando la numeración del precinto, así como la edad y estado de maduración de la pieza, y procediendo a calar cada jamón y paleta seleccionados por el industrial como aptos en su sistema de trazabilidad, y siendo esta la única forma de detectar el aroma.

Tras el proceso de cala, se coloca la contraetiqueta numerada (ver imagen) a aquellas piezas que mantengan la calidad que exige Dehesa de Extremadura, y desechando las no aptas.Así pues, Para que un jamón o paleta salga al mercado con la garantía y el aval de Dehesa de Extremadura, debe ir con el precinto colocado en matadero y la contraetiqueta colocada al final del proceso de maduración.

Naturaleza

Naturaleza
Extremadura, con cerca de un millón de hectáreas de dehesa constituye un paraíso ecológico, al contar con uno de los ecosistemas mejor conservados de Europa, donde conviven, de forma armoniosa, especies ganaderas (cerdo ibérico, oveja merina, vacuno retinto,… ) con fauna silvestre (águila real, águila imperial, nutria, jabalí, ciervo,…) que encuentran en la dehesa un auténtico refugio natural que no ha variado con el paso de los siglos.


La dehesa constituye un sistema agroforestal, que permite una explotación equilibrada y no abusiva de los recursos naturales, y del que forman parte el hombre, cerdo ibérico, encinas, alcornoques y demás especies de fauna y flora que lo componen.

Origen y Tradición.

El Origen del Cerdo Ibérico y su Tradición El Origen del Cerdo Ibérico y su Tradición.

El término dehesa procede del castellano " defensa ", que hace referencia al terreno acotado al libre pastoreo de los ganados trashumantes mesteños que recorrían el suroeste español, y que data de épocas remotas.

El cerdo ibérico ha formado parte del paisaje de Extremadura desde la más remota antigüedad. Los romanos eran expertos ganaderos de la dehesa, así como elaboradores de perniles conservados en sal.

Esta tradición se ha mantenido a lo largo de la historia, conservando y mejorando una raza que constituye un auténtico tesoro genético, un animal perfectamente adaptado al ecosistema de la Dehesa, que obra el milagro, gracias a su particular metabolismo, de transformar los pastos y las bellotas de los que se alimenta en uno de los productos naturales más sanos y exquisitos que puedan apreciarse: el jamón ibérico de bellota, que aparte de ser un alimento sano y un manjar gastronómico, es uno de los máximos exponentes del saber hacer, de la tradición y la alegría de vivir de todo un pueblo.

La tradición unida al culto del Jamón Ibérico La tradición unida al culto del Jamón Ibérico.

El Consejo Regulador de la Denominación de Origen "Dehesa de Extremadura", comienza su andadura la primavera de 1990 (D.O.E. 30/5/90), siendo ratificado por el Ministerio de Agricultura posteriormente (B.O.E. 2/7/90).

La Unión Europea reconoció en Junio de 1996 a Dehesa de Extremadura como Denominación de Origen Protegida (DOP) avalando de esta forma a nivel comunitario el prestigio y la calidad de los jamones y paletas ibéricas acogidas por nuestro Consejo Regulador.

Nuestra Denominación de Origen ha desarrollado una labor constante de mejora y control de los productos ibéricos acogidos a la misma, para garantizar al consumidor que cuando adquiere un jamón o paleta con nuestra etiqueta, esta adquiriendo un producto natural con toda garantía.